Tucker Torpedo: el coche que murió de éxito

Tucker Torpedo

En muchas escuelas de economía para explicar a los alumnos el concepto «morir de éxito» se recurre al ejemplo del Tucker Sedan de 1948, más conocido como Tucker Torpedo. Un modelo que lo tenía todo para triunfar: innovación, estilo y grandes prestaciones. ¿Qué es lo que falló?

Pongámonos en situación: Estados Unidos acababa de salir de la II Guerra Mundial y la industria automovilística para uso civil volvía a ponerse en marcha, pero sin aportar nada nuevo, hasta que llegó un hombre llamado Preston Thomas Tucker, ex empleado de Cadillac, Ford, Studebaker, Stutz y Chrysler, por lo que atesoraba una vasta experiencia y amplios conocimientos sobre los automóviles, su mercado y comercialización.

Tucker, con la ayuda del gobierno que la arrendó una fábrica militar en Chicago y el apoyo de renombrados diseñadores como Alex Tremulis, emprendió el proyecto de fabricar el mejor coche de la historia.

Y el resultado de sus esfuerzos, el Tucker Torpedo, tenía muchas papeletas para conseguir tal título: motor trasero de 6 cilindros, con inyección mecánica de gasolina,  refrigerado por aire y frenos de disco… Un vehículo muy seguro (con mejoras en 67 puntos), fuerte y espacioso que supondría un paso adelante en la industria automovilística.

Pero la expectación generada por el ambicioso proyecto de Tucker acabaría, de manera casi paradojica, volviéndose en su contra. El éxito de la presentación del Torpedo llevó a Tucker a buscar más dinero para continuar con el trabajo, para ello empezó a vender franquicias a los futuros concesionarios, e ideó un plan para comercializar accesorios para los coches Tucker.

Tucker había apuntado demasiado alto y el gobierno, tal vez instigado por las grandes marcas, inició una investigación sobre sus empresas poniendo en entredicho la fiabilidad de su modelo estrella. Tucker fue demandado, los inversores salieron en estampida, los compradores fueron ahuyentados, la planta cerrada y los trabajadores despedidos.

Solo dio tiempo a fabricar 51 unidades del Torpedo, un coche magnífico y adelantado varias décadas a su época. Nadie sabe qué hubiera sido de la historia del automóvil si hubieran dejado a Tucker convertir su proyecto en realidad.

Foto vía: dayerses.com





Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top