Los nuevos Scénic y Grand Scénic de 2012

Renault Scenic 2012

La competencia es feroz en el mercado automovilístico por lo que las marcas se ven continuamente obligadas a reinventarse e innovar. Tradicionalmente Renault se ha manejado bien en los momentos difíciles, como a finales de los 90 cuando sacó a la calle el primer monovolumen, aquel exitoso y entonces asombroso Reanult Espace y sobre todo con el Renault Scénic de 1997, uno de loa grandes aciertos del fabricante galo en los últimos tiempos.

Casi todas las grandes marcas siguieron el camino abierto por el Scénic, que con sus tres generaciones ha vendido en todo el mundo cuatro millones de unidades. Pero no se puede siempre vivir de éxitos pasados. Otros modelos han igualado y mejorado aquella propuesta de Renault, que ahora se ha visto obligada a renovarse o morir, y ha optado acertadamente por lo primero con el nuevo Scénic de 2012.

Nunca antes se había diferenciado tanto la carrocería del Scénic y el Grand Scénic. Pero los cambios no se limitan al exterior, también se han retocado materiales y colores en el interior, se incorporan nuevas combinaciones de tapicerías y se han cambiado elementos del panel de instrumentos.

En cuanto a motores, cabe destacar el nuevo bloque Energy dCi 110 CV, con retoques inspirados en la experiencia de la marca en la Fórmula 1. El resultado es una mayor eficiencia general: menos emisiones, consumo más bajo (el medio ronda los 4,4 litros), conducción fina y mayor potencia. En mayo se empezará acomercializar el nuevo motor de gasolina 1.2 TCe 115 CV que completará la oferta.

Ambos vehículos se presentan con tres equipamientos que, como denominador común, tienen algunos destacados dispositivos de serie como la ayuda al arranque en pendiente, el intermitente de autopista y sobre todo el sistema VisioSystem.

Estos elementos se suman a los ya habituales en los anteriores Scénic y Grand Scénic: sistema de navegación Carminat TomTom, equipo de sonido Bose, pantalla en color TFT personalizable para la instrumentación, encendido y luces automáticas, regulador/limitador de velocidad, control de presión de los neumáticos, faros direccionales bixenón y un gran número de controles de ayuda…

Los precios  parten de 17.300 euros, pensados para competir con los reyes del segmento como el Nissan Qashqai y aimilares, que en lso últimos años han desplazado, al menos en nuestro país, a los clásicos monovolúmenes.





Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top