2CV Experience, recorriendo Francia con el clásico Dos Caballos

Una gran idea para los amantes de los coches que viajen a París: La 2CVExperience, que ofrece a los visitantes de la ciudad del amor explorar las rutas de la capital francesa pilotando un clásico Citroën 2CV, uno de los coches más emblemáticos de Francia.

El 2CV se estuvo produciendo durante 42 años, entre 1948 y 1990, y aun hoy rivaliza con el Mini Cooper y el Volkswagen Beetle en las preferencias de los nostálgicos. Es la empresa holandesa Huureneend la que ofrece la posibilidad de contratar uno de estos tours, que incluyen una lección de conducción turística, un picnic con las delicias gastronómicas de París y horas de diversión un montón de crucero a través de los carriles de vuelta con una terraza abierta y sobre todo, la sensación única de recorrer las calles y viejos caminos de París con la capota desplegada, sintiendo el viento en la cara.

Y no solo París. Hay otros posibles paseos de duración de hasta una semana a bordo de estos coches restaurados por ejemplo en la Provenza, una de las regiones más bellas del sur de Francia, surcada por carreteras que discurren entre campos de lavanda, viñedos y olivares. También se pueden recorrer los campos de la verde Holanda interior, tierra de molinos y tulipanes, pilotando el pequeño Citroën 2CV.

La moda de los vintage road trips está arrasando en Europa y seguramente no tardará en llegar a nuestro país. Primero surgieron empresas que alquilaban los viejos y entrañables VW Transporter T1 para recorrer el continente y ahora el 2CV recoge el testigo.

El Citroën 2CV es uno de los vehículos más carismáticos y queridos en el país galo. A lo largo de su historia ha tenido diferentes motores y versiones, además de un interminable listado de nombres y curiosos apodos en el mundo: En Holanda lo llamaron DeucheDedeuche de Geit (la cabra) y los alemanes le pusieron como nombre die Ente (el pato). Citrola, Rana o Trola fueron los nombres con los que fue bautizado en algunos países de Sudamérica, mientras que en España también fue llamado La Cabrilla o La Pava.

Viejo, pero querido y nunca olvidado. El 2CV sigue despertando pasiones.





Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top