Consejos para aparcar

Dentro del aprendizaje de la conducción, uno debe tener en cuenta muchas cosas, pero lo primero que debe aprender es a utilizar el vehículo con cautela y responsabilidad, para que este medio de transporte que nos facilita la vida y nos da confort no se termine transformando drásticamente en un arma mortal, ya sea para nosotros o para un tercero.

Dentro de la cantidad de cosas que uno debe aprender, la que la mayoría cataloga por más difícil es el estacionamiento. Y esto ocurre por varios motivos: es fundamental la utilización de espejos en este tipo de maniobras, y el ver por los espejos a la vez que se mide mentalmente las distancias del vehículo para no colacionar es una tarea complicada. En especial si uno no está acostumbrado, ya sea tanto a las dimensiones del automóvil (Suele pasar que a una persona que conduce de maravilla, le resulte complicado estacionar un vehículo ajeno) como por la utilización de los espejos en si.

Las dimensiones del automóvil deben estar lo suficientemente claras como para escoger un lugar acorde y no perder el tiempo inútilmente tratando de encajar el pobre coche en un lugar que no quepa.

Asimismo las maniobras que uno debe emplear deben estar también claras para no hacer mil maniobras y al final quedar a la misma distancia del bordillo (cosa que se ve bastante seguido).

Un dato a tener en cuenta es el de girar la dirección con el vehículo detenido, para optimizar espacio: Hago la primer maniobra en reversa y sí puedo enderezar mientras la parte trasera del auto se acerca a la acera, pero una vez que llegue todo lo más atrás que pueda, debo frenar, girar por completo el volante y entonces seguir avanzando, para, en la siguiente maniobra, proceder igual: llego al final de mi trayecto, freno por completo, giro todo el volante y me vuelvo a desplazar. Este truco nos ahorrará bastante tiempo y dolores de cabeza.

Fundamental a la hora de estacionar es avisar al conductor que viene por detrás con suficiente tiempo, ya sea con balizas o con luz de giro para evitar posibles choques y mal entendidos.

Siempre es bueno advertir a los otros conductores las maniobras que pensamos hacer, tanto para quedarnos tranquilos nosotros, como para tranquilizar al resto de los conductores y lograr así un tránsito mejor y más seguro.





Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top