Conducir en carreteras con nieve y hielo

Carreteras con nieve y hielo

El mejor consejo para conducir en condiciones climáticas adversas, es simplemente no conducir, si es que puedes evitarlo. Pero si todo fuese tan simple como eso, no tendría sentido este artículo, por lo que no te daremos ese consejo ¡vaya falacia!

En caso de nevada, en lo posible, parte después que las barredoras de nieve pasen y los camiones de arena tengan oportunidad de hacer su trabajo. Asegúrate que tu coche esté preparado para la nieve, y de que sabes cómo enfrentar las condiciones de la carretera. Es útil practicar técnicas de manejo en la nieve en un estacionamiento amplio, de manera de familiarizarse con el comportamiento de tu coche.

Conducir sobre caminos con hielo

  • Disminuye la velocidad y mantén un amplia distancia (al menos tres veces la usual) respecto a los coches que te preceden, para poder frenar con tranquilidad.
  • Frena suavemente para evitar deslizarte. Si tus ruedas comienzan a bloquearse, libera el freno.
  • Enciende tus luces para que los otros conductores te vean con más facilidad.
  • Mantén las luces y parabrisas limpios.
  • Emplea cambios bajos para mantener la tracción, especialmente en subidas.

  • No utilices control crucero en caminos con hielo.
  • Sé particularmente cuidadoso en puentes y caminos de uso infrecuentes, los cuales se congelarán primero. Aún en temperaturas superiores a las de congelamiento si el clima es húmedo puedes encontrar sectores con hielo en áreas sombreadas o caminos expuestos como puentes.
  • No sobrepases barredoras de nieve o camiones de arena. Los conductores poseen una visibilidad limitada, y es probable que encuentres el camino delante de ellos peor que detrás.
  • No asumas que tu coche puede superar todos los obstáculos. Aún los vehículos de tracción delantera o múltiple pueden tener problemas en los caminos invernales.

Si tus ruedas traseras se deslizan:

  • Libera el acelerador.
  • Si tus ruedas traseras se deslizan a la izquierda, mueve el volante hacia la izquierda. Si van hacia la derecha, muévelo a la derecha.
  • Si las ruedas traseras comienzan a deslizarse hacia el lado inverso cuando recuperas el control, mueve el volante hacia ese lado. Puede ser que debas maniobrar varias veces lado a lado para recuperar el control del coche.
  • Si tienes frenos comunes, bombéalos suavemente.
  • Si tienes frenos antibloqueantes, no los bombees. Aplica sobre ellos una suave presión sostenida. Sentirás que tienen cierto retorno, eso es normal.

Si tus ruedas delanteras se deslizan:

  • Libera el acelerador y coloca la palanca de cambios en neutral, pero no intentes recuperar el control inmediatamente.
  • A medida que las ruedas se deslizan hacia los lados, reducirán la velocidad del vehículo y regresará la tracción. Cuando esto ocurra mueve el volante hacia la dirección que deseas seguir. Luego coloca segunda marcha y acelera suavemente.

Si el vehículo queda atrapado:

  • No hagas girar las ruedas acelerando, esto sólo hará que te hundas más.
  • Mueve las ruedas de lado a lado algunas veces para quitar la nieve de su paso.
  • Usa una pala para quitar la nieve de las ruedas y el costado del coche.
  • Vierte arena, grava o sal en el camino de las ruedas para ayudar a la tracción.
  • Intenta balancear el vehículo (no al punto de dañar la transmisión).
  • Cambia de reversa a primera, apretando levemente el acelerador en cada cambio, hasta que el vehículo salga.





Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top