Ferrari California, el pequeño seductor

Ferrari California

Cuando Ferrari sacó al mercado hace tres años el Ferrari California tenía un objetivo claro: captar nuevos compradores, esos que aunque disponían de suficientes recursos económicos para adquirir un vehículo de la marca del cavallino, dudaban de algunos aspectos importantes para ellos como el confort y la versatilidad.

Ahora podemos decir que el objetivo se logró, ya que, según datos del fabricante italiano, el 70% de los compradores del California nunca antes habían comprado un Ferrari. Así que el California aprueba con nota alta su asignatura y demuestra que es un pequeño gran seductor.

Además, ha conseguido romper el mito de que cuando uno compra un Ferrari debe elegir entre deportividad y confort. Eso al menos es lo que sucede con sus hermanos de gama como el Ferrari 458 Spider o el espectacular Ferrari 599 GTO. Ahora renueva su versión para seguir seduciendo al mercado.

¿Qué es lo que hace diferente al Ferrari California? En el exterior apenas hay novedades, pero sí en su motor V8 de 4.3 litros, que aumenta de potencia alcanzando los 490 CV. Ello supone aceleraciones y recuperaciones más rápidas. Un ejemplo demoledor: el California 2012 pasa de 0 a 100 ekm/h. en tan solo 3,8 segundos.

Por otro lado, el bastidor es notablemente más ligero gracias  al uso de diferentes tipos de aleaciones de aluminio y la búsqueda de combinaciones más adecuadas a la estructura. El resultado: el Ferrari California de 2012 pesa 30 kg. menos que la versión original.

Pero siempre hay un “pero” que poner a todos los grandes modelos, en especial a los que como éste, arriesgan en la búsqueda de nuevas mejoras y éxito comercial. Y en este caso son los frenos. Quienes han tenido la fortuna de conducirlo coinciden en la ausencia de una frenada contundente y segura. Esto no quiere decir que el sistema de frenos entrañe ningún tipo de peligro, pero sí es algo realmente inusual en un coche que, pese a sus peculiaridades, hace gala de su deportividad. Seguramente un conductor corriente no habituado a la conducción deportiva no encontraría nada que decir al respecto.





Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top