Yugo, ¿el peor coche de la historia?

Yugo

A mediados de los ochenta un modelo de la marca Yugo, de fabricación yugoslava, se atrevió a traspasar el telón de acero y aterrizar en los mercados occidentales. En algunos países, como Estados Unidos, tuvo un gran recibimiento.

Su precio era increíblemente barato y se vendieron más de 140.000 unidades. Más tarde se vio qu eaquello que decían nuestras madres de “lo barato sale caro” era cierto y el New York Times acabó bautizando al pequeño Yugo como “el peor coche de la historia”, mofándose de la publicidad de los yugoslavos que vendieron el modelo con la “garantía” de ser el mejor coche del año en Yugoslavia.

El mejor y casi el único. El Yugo fue un modelo concebido y fabricado por la factoría Zastava, en Serbia, desde 1980 hasta hace apenas un par de años. Su diseño exterior se inspiraba en los pequeños utilitarios de Fiat, pero el resto respondía a los ideales del buen coche comunista: pequeño, de bajo consumo y fácil de reparar.

Aun hoy cerca de 270.000 siguen circulando en Serbia, la quinta parte del total del parque móvil del país, como una reliquia viva de una época pasada.

En la antigua Yugoslavia el Yugo fue objeto de los más crueles chistes y chascarrillos, como el que decía que estaba equipado con una ventana trasera calefactada para evitar que se enfriaran las manos del conductor que lo empujaba. Sobre el Yugo Cabrio directamente se dijo de todo, por sus pretensiones  de coche “deportivo” de carrocería cuadrada, y aun así también se vendió en Norteamérica, una excentricidad que sedujo a muchos.

Curiosamente, en los divididos y enfrentados Balcanes de hoy, serbios, croatas, bosnios, eslovenos, macedonios y montenegrinos comparten la misma nostalgia y cariño por estos coches. Cuando en 1990 la OTAN bombardeó por error la fábrica de Zastava al confundirla con una fábrica de armas, toda Serbia se estremeció ante semejante ultraje. Ahora esta fábrica, reconstruida y modernizada, produce unidades de Fiat 500 y Fiat Panda para el mercado de Europa Oriental.





Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top