El Cadillac Coupé de Ville de 1949

cadillac-coupe-de-ville

La historia de Cadillac desde su fundación en 1902 hasta llegar a los prototipos más vanguardistas como el XTS Platinum es larga y fascinante. Los amantes de los automóviles no se ponen de acuerdo en cuál es la época dorada de estos impresionantes coches americanos. Para unos es la de los elegantes modelos de la Gran Depresión, otros opinan que nada como los Cadillac de los años 80. Otro grupo, entre los que me cuento, sienten debilidad por los modelos de la posguerra, la época clásica.

Todo empieza a finales de los años 40 cuando se incorpora a General Motors Harley J. Earl, un ingeniero que trajo consigo innovadoras ideas y una nueva concepción estética, con lujosos acabados en el interior a base de cromo y acero inoxidable y un aspecto rotundo en el exterior.

El primero de esta nueva generación de automóviles vio la luz en 1949, el Coupé de Ville. Un coche de tres puertas y techo rígido sin pilares que fue concebido como un modelo de prestigio. De hecho, fue el coche más caro de ese año. Su flamante interior lucía una tapicería de cuero y arcos cromados en el techo que simulaban las costillas de una capota que, en la versión cerrada, solo era virtual.

El primer año se vendieron algo más de 2.000 unidades pero pronto las ventas crecerían de manera exponencial, convirtiendo automáticamente al Coupé de Ville en un modelo de enorme éxito en Estados Unidos. Este diseño se mantuvo invariable hasta 1954, cuando se empezaron a introducir los primeros cambios estéticos que poco a poco irían haciendo evolucionar su imagen hasta hacerla prácticamente irreconocible en la década de los 90.

Hay que señalar que la preferencia de muchos hacia este modelo y otros Cadillac de los 50 se debe en buena parte a la imagen transmitida a través del cine y la música. La clásica canción de Chuck Berry, Maybelline, cuenta la carrera entre un Ford y un Coupé de Ville. Era la época de oro del rockabilly, que contribuyó a convertir a estos coches en auténticos mitos de cuatro ruedas. Incluso en 1990 vio la luz un film llamado “Coupé de Ville” cuyo protagonista es este primer modelo que tres hermanos reciben como herencia de su padre. Los hay con suerte.

Foto vía: drive.ru





Tags:

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top