Bugatti Veyron, lujo y seducción al volante

Bugatti Veyron

El Bugatti Veyron es un automóvil muy popular y amado por casi todo aquel al que le apasionan los coches y en especial los que logran grandes velocidades. Y no es para menos ya que la velocidad máxima a la que accede este Bugatti es de 407,8 km/h con una aceleración no menos impactante: llega de 0 a 100 Km/h en tan solo 2,5 segundos. Y alcanza los 300 km/h en menos de 14 segundos. Asimismo, otro parámetro que nos deja perplejos es su precio, el cual llega a los 1.000.000 €.

El Bugatti Veyron posee un motor compuesto por nada más y nada menos que 16 cilindros, dispuestos en forma de “W”, los cuales forman un total de 64 válvulas. El motor se encuentra en la parte posterior del Veyron, y centrado para obtener una mucha mayor estabilidad. Posee una caja de cambio semiautomática de siete velocidades, los cuales están formado por unas levas ubicadas detrás del volante para agilizar de manera notable el cambio de marcha.

Hablando del cubicaje del motor, es de nada menos  8.000 CC y se encuentra alimentado por dos intercooler y cuatro turbocompresores. Este increíble coche posee 1.001 CV, y las revoluciones que necesita el Veyron para rendir sus 1.001 CV son 6.000 rpm.


bugatti Veyron

Este coche posee tracción total, que funciona en conjunto con unos neumáticos especiales fabricados por la marca francesa Michelin, los mismos miden 245/690 R520A para los delanteros y 335/710 R540A para los de atrás, lo cual le termina de configurar la estética a este inmenso coche.

El Bugatti Veyron posee un alerón que se abre automáticamente a cierta velocidad, para obtener un agarre más óptimo, Las medidas del exterior son 4,466 metros de largo, 2 metros de ancho y 1,2 metros de alto aproximadamente, dándole la impresión al Bugatti de inmensidad, que es su característica en todos los aspectos. Su peso es de unos 1.888 kilos.

Bugatti Veyron interior

El confort y diseño que posee en su interior, como era de esperarse, hace juego con las características del automóvil, el cual se pierde entre el limite del automóvil de fábrica y el tuning.

Ya desde el volante y las inscripciones en el centro de color plata, el tapizado de casi la totalidad del interior. La vista se relaja al ver el trabajo que han logrado los diseñadores en el panel, que realza los colores haciéndolo parecer extremadamente lujoso sin ni siquiera asomarse a lo burdo de lo demasiado despampanante.





Tags: ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top